Proyecto:Coherenciaen India Defence Consultants

Posted on January 29th, 2003

Publicado Originalmente en India Defence Consultants. (English, French)

Proyecto:Coherencia

Fui el promotor del proyecto "Coherencia" en Ecuador, una prueba sigilosa de una tecnología militar inusual. Fui sorprendido y privilegiado al ser parte de esta empresa histórica.

El conflicto de fronteras quizás más largo y más intenso de América del Sur y que persistió desde épocas coloniales fue el de Ecuador y Perú. Estaban en cuestión principalmente los territorios de la región Amazónica y parte de la región costanera vecina al Océano Pacífico.

Los historiadores sugieren que las raíces del conflicto iniciaron en el período incaico. Durante la era colonial, desde España se dictaron algunos cambios administrativos en lo religioso y político, produciendo cierta confusión en la posesión de esos territorios. Con la independencia, se formaron los estados con los límites que tenían a esa hora. Perú demandó su pretensión y Ecuador reclamó sus derechos. Esto dio lugar a una nueva guerra fratricida, incluso antes de que la independencia se consolidara.

Un tratado de paz fue firmado y las fronteras fueron establecidas, pero no fue respetado, varios enfrentamientos armados ocurrieron en los años subsecuentes. En 1941, en medio de la guerra mundial entre el Eje y los Aliados, se desató un nuevo conflicto que sólo terminó al verse Ecuador obligado a firmar el protocolo de Río de Janeiro, por presión de los Países Garantes. Esto, en vez de propiciar la paz, dio lugar a mayor tensión entre Ecuador y Perú, complicando las relaciones diplomáticas y comerciales a pesar de la integración de sus economías y semejanza de sus culturas. Continuaron las confrontaciones esporádicas entre las patrullas militares y los puestos avanzados.

En los primeros días de diciembre de 1994, una reclamación de un comandante peruano por la presencia de tropas ecuatorianas en un área en disputa de la frontera en la selva alta dio inicio a una nueva confrontación. Varias escaramuzas sucesivas crearon el riesgo de escalar a un conflicto generalizado.

En esos días, cumplía mis funciones de Subsecretario o Viceministro de Defensa del Ecuador, fue entonces que recibí una curiosa invitación de la Oficina Principal de la Universidad Védica de Maharishi, en Vlodrop, Holanda, para participar en una conferencia militar internacional. Esa conferencia discutiría el uso de una nueva, poco convencional tecnología preventiva de defensa, llamada tecnología de la Defensa Invencible. Invencibilidad era lo que más deseábamos, ello me intrigó sobremanera. Poco sabía de esta tecnología inusual que se basaba en las solas capacidades del recurso humano y que pronto sería utilizada por los voluntarios militares y civiles del Ecuador, qué vino ser conocida como "el proyecto coherencia."

La tecnología invencible de la defensa implica la práctica del programa de meditación Trascendental. Yo había aprendido esta técnica de meditación a inicios de los años 80, pero la había practicado en forma irregular, era sin embargo quizás el único militar de rango superior en Ecuador que conocía de esta práctica. La oportunidad de estar en tan alto cargo, el conflicto en ciernes, y la "coincidente" invitación me llenaron de sorpresa y de alguna esperanza.

Creí era mi deber presentar la invitación al Ministro de Defensa, pero al creer conocerle bien pensé que él no aceptaría ni la invitación ni tal tecnología invencible de defensa. A pesar de que la práctica del programa de meditación Trascendental no implica una creencia religiosa, pero al ser originaria de la tradición antigua de los Vedas de la India, pensé que podríamos ser acusados el ministro y yo mismo de intentar introducir una nueva religión. Por ello asumí que la invitación estaba destinada específicamente para mí. Así que decidí acercarme a mis compañeros antes que observar la cadena de comando. Pensé en los fines, y me parecieron más valiosos que todo, incluso que mi carrera futura.

¿Qué tenía que perder y qué había por ganar?

El conflicto de la frontera seguía creciendo, y ya era imposible de ocultarlo a pesar de los esfuerzos por mantenerlo en el nivel más bajo posible.

Participé de tal invitación al Jefe del Comando Conjunto, que era amigo y compañero de estudios desde la niñez. Probablemente debido a su confianza en mí, se convenció de mi breve argumentación. Con su aprobación envié inmediatamente un mensaje a las autoridades de la organización de Maharishi. El comunicado oficial configuraba nuestra situación precaria, y la imposibilidad para participar en la conferencia militar. Les dejé saber, sin embargo, que si quisieran ayudarnos de alguna manera, apreciaríamos su apoyo.

A inicios de enero, arribó un profesor, representando a las universidades de Maharishi de España y los Estados Unidos. Era un hombre sencillo, sereno, amigable, y entregado por entero. Creó una impresión muy favorable en todos y cada uno de quienes le trataron.

Le enteré de lo grave de la situación, pidió que se reuniera el mayor número posible de voluntarios. Pudimos obtener cerca de seiscientos participantes civiles entre hombres y mujeres en Quito la ciudad capital de Ecuador, y aproximadamente tres mil soldados de la reserva, concentrados en otra ciudad del interior. El proyecto coherencia consiguió entrar en curso.

El calor de una estufa hierve el agua en una olla, generando entropía que expande y revuelve el contenido. Muy parecido es lo que ocurre con las pasiones humanas. La mejor solución para bajar la presión sería apagar la estufa, pero a veces eso no es posible. Verter algún líquido frío en el recipiente baja la temperatura y presión, creando un estado de mayor coherencia molecular, dando por resultado una pausa que permita tomar medidas definitivas.

La responsabilidad principal de los voluntarios del proyecto coherencia fue la de practicar la meditación colectivamente para generar una coherencia que se extendiera a todo el país, que estaba estresado, angustiado ante una amenaza prebélica.

Se nos informó que algunas ciudades europeas y norteamericanas con problemas sociales serios y que habían experimentado este programa tuvieron resultados excelentes, reduciendo los niveles de violencia y crimen, y aumentaron su crecimiento económico y tuvieron progreso en general. Esas tendencias positivas, así como otros resultados positivos en los ámbitos nacional e internacional, como la reducción del terrorismo y amenazas de guerra, habían sido documentadas y publicadas en los principales periódicos científicos tales como Social Indicators Research, Journal of Conflict Resolution, The Journal of the Mind and Behavior, y Journal of Crime and Justice.

¡Pero, a pesar de la impresionante y cuidadosa investigación reseñada, nos era muy difícil creer que pudiera dar resultados en nuestro caso!

Según Maharishi, la meta de la tecnología invencible de la defensa es "obtener la victoria antes de iniciar la guerra." Él dice que la mejor manera de alcanzar esta meta es evitar en primer lugar que un enemigo se presente o aparezca. Debido a la tensión colectiva histórica que venía desde mucho tiempo y estaba profundamente arraigada, fue que se llenó de combustible la animosidad entre Ecuador y Perú, por ello el ambiente caldeado del conflicto alcanzó un poderoso estado de estrés, no era posible quitar totalmente la estufa de pasiones violentas. Podríamos bajar solamente el nivel colectivo de la tensión y aumentar la coherencia de nuestro país. Pero ya no para que no aparezca el enemigo, pues ya estaba atacando, sino para evitar mayores enfrentamientos.

Esos numerosos voluntarios, generosos, abnegados, que contestando su llamada interna, se dedicaron patrióticamente a la meditación dos veces por día, sacrificando su tiempo y la atención a sus familias, al final, recibieron su recompensa.

Para evitar posibles celos en los algunos comandos, se presentó inicialmente la técnica como mecanismo para vencer al estrés de combate y como método de concentración que había sido utilizado con éxito en los deportes de alto nivel de competencia. Se hizo conocer que las fuerzas armadas de varios países también la habían utilizado para reducir la fatiga del combate y para facilitar mediante un correcto respirar una mejor técnica para disparar las armas. Todo lo cual era y es real. La idea fue aceptada y tuvimos enseguida más de tres mil soldados, entre oficiales, cadetes y tropas, meditando y creando una onda formidable de energía positiva que podía ser sentida a gran distancia.

Así fue cómo se obtuvo coherencia nacional en todo el Ecuador, durante el conflicto. El Presidente tomó decisiones correctas y logró galvanizar el espíritu nacional. El Ministro de Defensa y el Alto Mando mantuvieron a la nación informada y trabajaron en equipo entre sí y con otros ministerios. Los mandos medios demostraron sus capacidades en combate, mientras que las unidades pequeñas y los soldados individuales lucharon con valor.

Fue la primera vez en la historia moderna que Ecuador no sufrió una derrota. Se debió principalmente a la ola de patriotismo que brotó de un poderoso sentimiento de unidad nacional. Estoy convencido de que la meditación colectiva del proyecto coherencia fue el factor dominante que causó este cambio formidable.

Ecuador tiene hoy una nueva amenaza exterior, esta vez de los narco-guerrilleros violentos que se infiltran por la frontera con Colombia. Por otra parte, sigue existiendo corrupción y pobreza. A pesar de estos desafíos tremendos, el futuro aparece brillante.

Es significativo que el comercio y la diplomacia entre Ecuador y Perú continúan mejorando. Los gastos de defensa no han disminuido grandemente, pero no han aumentado. Las dos fuerzas armadas están ahora en el punto de colaborar en maniobras combinadas para enfrentar amenazas comunes. El turismo ha aumentado y los lazos culturales están mejorando.

Ecuador ha elegido recientemente un nuevo Presidente. Confío en que una democracia verdadera está por nacer en nuestro país. El coronel Lucio Gutiérrez parece representar el deseo colectivo para un cambio positivo en el Ecuador. Es mi esperanza que su Gobierno dé el primer paso hacia los grandes cambios que el país necesita y sea un ejemplo para el resto de América del Sur. Perú, y otros países como Brasil y la Argentina, también están concientes de esa necesidad de cambio continental.

Estoy trabajando actualmente con un grupo internacional de Generales y de expertos de defensa que abogan por esta tecnología invencible de la defensa. Es nuestro objetivo crear un nuevo, más grande y de mayor alcance grupo de coherencia en Ecuador para meditar y crear coherencia social en ayuda al nuevo Gobierno. Nuestra estrategia es hacer un Ecuador "invencible" en el sentido de prevenir por siempre la aparición de enemigos externos o internos para evitar la guerra y terrorismo, a la vez que crear las condiciones para un crecimiento económico y social que nos dirija a salir del subdesarrollo hasta el año 2025. La organización recientemente inaugurada por Maharishi, llamada "el país global de la paz mundial" (http://www.globalcountry.org) promueve esta meta en cada país para crear paz en el mundo.

El pueblo ecuatoriano aspira a una paz duradera, a mejores gobiernos, y a un desarrollo pronto y sostenido. Es mi esperanza que ello inspirará a otros en el camino del desarrollo, de la justicia y del bienestar, para así transformar a toda la humanidad en un mundo sin temores, sin fronteras guarnecidas, sin terrorismo y sin guerras. Esta es la razón por la cual estoy esperanzado en que la revigorización del proyecto coherencia en Ecuador para convocar otra vez a quienes deseen participar, permita renovar el efecto coherencia para alcanzar estos altos objetivos.

________________________________
picture of Gen. VillamilEl Gral. Marti Villamil de la Cadena (Ret.) graduo como teniente de caballeria de la Escuela Militar Ecuatoriana "Eloy Alfaro" en 1962. Es graduado del Colegio Interamericana de Defensa en Washington, D.C., donde luego sirvio como Jefe de la Mision Militar Ecuatoriana al Consejo Interamericana de Defensa. Fue profesor en la Academia de Guerra y en el Instituto Superior de Estudios de Defensa, y fue miembro del Centro Para Estudios Estrategios en Londres. Un comandante de brigada, tambien sirvio como Jefe del Estado Mayor del Ejercito y Comandante de Operaciones Terrenos del Campo de Guerra, Jefe del Estado Mayor de la Comandancia Combinada, Vice-Ministro de Defensa, y Secretario General del Consejo Nacional de Seguridad. Se jubilo en abril de 1996, y ahora trabaja en colaboracion con el diario El Comercio y la revista economica Gestion. Tambien sirve como Vice-Ministro de Defensa para America del Sur en el Pais Mundial para la Paz Mundial de Maharishi.

picture of Dr. David LefflerEl Dr. David Leffler recibio del Union Institute & University su Doctorado en la materia de la Tecnologia de la Defensa Invencible. Sus otros diplomas academicos incluyen una Licenciatura en la Educacion, una Maestria en la Ciencia de la Inteligencia Creativa del Maharishi University of Management, y una diplom M.M. en la Educacion del New Mexico State University. Fue miembro de la fuerza aerea de los Estados Unidos por ocho anos. El Dr. Leffler es un miembro fundador del Centro para la Ciencia Militar Avanzada (CAMS) en el Maharishi University of Management. Tambien sirve como miembro socio en el Union Institute y es miembro del Instituto de Marina de los Estados Unidos. El Dr. Leffler ha dado presentaciones sobre la Tecnologia de la Defensa Invencible en la Academia Rusa de Fuerzas Aereas, la Academia Rusa de Ciencias, y en instituciones relacionadas a la defensa en los Estados Unidos. El Dr. Leffler vive en Wappingers Falls, Nueva York, EE.UU.

Articles about Invincible Defense Technology, published in Defence India, Defence Review, Indian Armed Forces, Indian Defence Consultants, Indian Defence Review, Indian Strategic Review, and Security and Political Risk Analysis (SAPRA) Bulletin, are available at: http://www.davidleffler.com.

© 2003 David R. Leffler and José Martí Villamil de la Cadena. All rights reserved 

Comments are closed.